La población de Cuba cayó un 18 % entre 2022 y 2023, según un estudio independiente

The content originally appeared on: OnCuba News

La población de Cuba cayó un 18 % entre 2022 y 2023, principalmente por la migración, hasta situarse en los 8,62 millones de personas, según un estudio demográfico independiente listo para su publicación al que ha tenido acceso EFE.

El estudio del reconocido economista y demógrafo cubano Juan Carlos Albizu-Campos trata de cifrar el efecto del masivo éxodo que sufre el país desde 2021 —principalmente por motivos económicos— y cubrir el hueco dejado por la falta de estadísticas oficiales al respecto.

El cálculo se basa en las cifras de cubanos que han llegado a EE.UU. entre octubre de 2021 y abril de 2024, que ascienden a 738 680 personas, según informaciones difundidas por las autoridades estadounidenses que combinan visados, paroles y llegadas irregulares.

De ahí se extrapola el número total de migrantes, teniendo en cuenta el porcentaje de cubanos que marchan a EE.UU. con respecto al total de personas que abandonan el país rumbo a cualquier destino, que para 2022 y 2023 el autor estima en un 33 % basándose en tendencias históricas.

Esto arrojaría una cifra de migrantes para el período 2022-2023 de 1,79 millones de personas, una cifra sin precedentes en la historia cubana reciente.

En comparación, en las grandes oleadas previas desde el triunfo de la revolución (1959), entre las que se incluyen la oleada inicial, los llamados “vuelos de la libertad”, el éxodo del Mariel y la crisis de los balseros, entre otras, salieron del país en total unas 620 000 personas, según distintos recuentos.

Si a esa cifra de migrantes se le suma el saldo negativo del crecimiento vegetativo en Cuba —porque tanto en 2022 como en 2023 hubo muchas más muertes que nacimientos en la isla—, la cifra de población a la que llega el autor es de 8,62 millones de personas.

¿Cuántos cubanos viven hoy en Cuba? (I)

La cifra inicial de habitantes que toma Albizu-Campos no son los 11,11 millones de personas que los informes de la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI) decían que vivían en Cuba a 31 de diciembre de 2021.

El autor considera que esa cifra “ficticia” y la corrige tomando como referencia los padrones electorales de 2013 y 2023. A su juicio, el valor de partida debe ser de 10,48 millones de personas.

“Cientos de miles de personas, a menudo con el apoyo financiero de familiares en el extranjero, notablemente Estados Unidos, han aceptado el reto y se han unido a los incontenibles flujos de emigrantes que buscan escapar de la pobreza o de la intolerancia política, a menudo de ambas”, concluye Albizu-Campos.

Las cifras oficiales cubanas no arrojan suficiente luz sobre el hecho migratorio reciente. En primer lugar porque Cuba sólo reconoce a un ciudadano como emigrado cuando pasan 24 meses de su salida del país.

En segundo lugar porque la crisis ha hecho que se posponga sin fecha la realización del censo de población que estaba previsto que se hiciese en 2022.

El vicejefe de la ONEI, Juan Carlos Alfonso, aseguró en una reciente entrevista a EFE que el propósito de su departamento es realizar el censo en 2025. También reconoció que tienen estimados de emigración, pero que no se publican.

La pandemia, el endurecimiento de las sanciones estadounidenses y fallidas políticas económicas y monetarias han agravado desde 2020 problemas estructurales de la economía cubana.

La crisis se traduce en escasez de básicos (alimentos, medicinas, combustible), inflación galopante, frecuentes apagones, creciente dolarización de la economía y un éxodo migratorio inédito. 

Etiquetas: Censopoblación