La compra de divisas del Estado: un camino sobre un callejón de piedras