De “rayas”, dólares y tasas de cambio