?A quien benefician las remesas?

The content originally appeared on: OnCuba News

Dos noticias avivaron las esperanzas de que se logre algun acuerdo entre las autoridades de Estados Unidos y las cubanas para reanudar canales formales para el envio de remesas. El gobierno de Biden expreso que evalua los pagos digitales para facilitar la transferencia de dinero de Estados Unidos a Cuba. El Banco Central de Cuba entrego una licencia de operaciones a la entidad Orbit para tramitar transferencias internacionales, lo cual representaria una alternativa a Fincimex que se encuentra entre las entidades bloquedas por el Departamento de Estado y que por anos opero como contrapartida de Western Union.

Instrumentar hoy en dia un canal formal financiero para las remesas es complejo. Por una parte, ya no existe el CUC, la opcion que durante anos se empleo para la entrega de remesas en efectivo. Por otra parte, la opcion de entregar dolares fisicos no es factible, dado que iria a contrapelo de las ultimas decisiones de la politica monetaria cubana en relacion con los dolares fisicos: la prohibicion del Banco Central de Cuba a la aceptacion de dolares fisicos por parte del sistema financiero desde junio de 2020, y la extension de las llamadas tiendas MLC, que tampoco reciben dolares en efectivo.

Desmontar estas decisiones en relacion con los dolares fisicos no deberia ser posible, toda vez que el Banco Central de Cuba argumento que habia crecido demasiado el costo y el riesgo para los bancos cubanos en el momento de colocar los dolares fisicos en el mercado financiero internacional.

Entregar a las familias las remesas en pesos cubanos tampoco es una opcion viable porque la tasa de cambio oficial de 24CUP:USD (que se emplearia para la conversion) esta muy lejos de la tasa de mercado con que estan operando los hogares y el sector privado en el mercado informal (cerca de 100CUP:1USD). Nadie quiere en Cuba que le cambien los dolares a 24.

Por tanto, las declaraciones del gobierno de Biden no sorprenden. Efectivamente, dadas las distorsiones y caracteristicas actuales del mercado monetario cubano, los pagos digitales parecen casi la unica alternativa viable –otra opcion, aunque improbable, seria entregar euros u otras divisas en efectivo a las familias.

Foto: Otmaro Rodriguez.

Dos retos fundamentales

Dos retos fundamentales se vislumbran para la instrumentacion de los pagos digitales de remesas. La primera, que sean accesibles para todas las familias cubanas, tomando en cuenta las limitaciones de la infraestructura de telecomunicaciones del pais. Las brechas tecnologicas no deberian determinar el acceso a las remesas.

El uso de monederos digitales, criptomonedas y transacciones P2P podrian estar entre las variantes en estudio. Permitir la participacion de los nacionales cubanos en los exchanges (que posibilitan cambiar criptomonedas por divisas) podria ser un paso desde la administracion estadounidense en este sentido. Eliminar trabas para que los nacionales cubanos operen transacciones que impliquen a instituciones financieras estadounidenses, podria ser otra medida en consideracion con el fin de facilitar operaciones mediante el sistema financiero convencional.

Por la parte cubana tendria que formalizarse y extenderse el uso de nuevos medios de pagos digitales, algo que tiene como uno de sus frenos los atrasos tecnologicos del sistema financiero nacional. El pasado 12 de febrero el propio presidente Diaz-Canal hacia duras criticas a los directivos del sistema bancario y financiero cubano: “Reflexionando sobre las tendencias actuales, como las criptomonedas y otras vertientes de la banca digital, Diaz-Canel senalo que en este sector el mundo anda a un ritmo y nosotros a otro… La banca cubana todavia esta en un sistema primario. Ustedes tienen comprension del problema, han estructurado y montado la ruta para su solucion, pero aun no logran resolverlo…”1

El segundo reto consiste en lograr que a traves de pagos digitales las remesas tengan el mismo efecto derrame sobre la economia de las familias y el sector privado que el efecto que en el pasado han tenido las remesas en efectivo.

Se puede estimar que el valor de las remesas (promedio 2005-2020) represento alrededor de un 6,8% del PIB cubano medido en dolares. Ha sido el flujo de recursos mas estable e importante en el intercambio economico entre Estados Unidos y Cuba, que supera los valores del comercio de alimentos y de los ingresos asociados a los visitantes estadounidenses.

?Que dicen los datos?

En estimaciones que publique recientemente en el Real Instituto Elcano encontre que las limitaciones/flexibilizaciones sobre las remesas desde diferentes administraciones estadounidenses, en el periodo 1994-2020, tendieron a afectar sobre todo las dinamicas del consumo de las familias, y las ventas y el empleo del sector privado. Sin embargo, no obtuve del analisis de los datos que los cambios en los flujos de remesas hayan tenido un impacto estadisticamente significativo en indicadores de la economia estatal.

Si bien este resultado puede sorprender, es coherente con el hecho de que el Estado cubano puede reorientar las alianzas internacionales, manejar el presupuesto fiscal y regular la economia para minimizar el impacto de las sanciones en sus empresas y proyectos prioritarios. Las familias y el sector privado, en cambio, tienen un margen de accion mas limitado para diversificarse, su dependencia a las ayudas financieras de la comunidad cubana en Estados Unidos es mucho mayor.

Las remesas han mostrado ser una fuente de recursos que sobre todo dinamiza el sector privado y el consumo de las familias.

Por ejemplo, del ano 2009 al 2015 presentaron su mayor crecimiento sostenido de las ultimas tres decadas, con un promedio anual de incremento de 12,8%. En este mismo periodo el empleo en el sector privado crecio a un ritmo anual de 20% y el consumo en los mercados privados lo hizo a un ritmo del 18%. Mientras que, en este mismo lapso, el gasto total del estado dentro del PIB solo aumento a un ritmo anual de 0,3% y el gasto fiscal (presupuesto del Estado) decrecio un promedio de 2,9% cada ano –paso de representar un 78% del PIB en 2018 a 63% en 2015.

Tambien en los anos 90 era muy visible esta estrecha relacion entre las remesas y variables del sector privado y la baja correlacion con variables de la economia estatal. En los anos 1994-1996 las remesas crecieron a un ritmo anual del 41%. En ese mismo periodo el empleo en el sector privado aumento como promedio anual un 34% y el consumo en el sector privado lo hizo al 53,5%, mientras que el gasto total del estado dentro del PIB solo crecio 0,5% cada ano y el gasto fiscal disminuyo 4,2%.

La evidencia empirica no respalda la tesis de que los ingresos de las remesas van a parar a las manos del gobierno cubano.

Foto: Otmaro Rodriguez.

En el documento que publique muestro que estas relaciones no son casuales, sino que se logran confirmar con modelos econometricos bajo la logica teorica de las restricciones de balanza de pagos y usando como variable de control las exportaciones, la cual permite descontar el efecto de otros choques economicos (variables omitidas) que pueden afectar las variables de los modelos.

Si estas estimaciones no convencen, una forma muy simple de entender la importancia diferenciada de las remesas es calcular su valor relativo de acuerdo con el tamano del sector privado y de la economia estatal. Dado el menor tamano del sector privado en la economia, los cerca de 2 000 millones de remesas que en promedio llegaron en el periodo 2005-2020 equivalieron al 68% del valor agregado del sector privado. Mientras que para el sector estatal (que domina el 90% del PIB) las remesas solo representaron un 8% de su valor agregado.

Obviamente, dado el peso de las empresas estatales en la economia cubana, es imposible evitar que los recursos que reciben las familias no se conecten con la economia estatal de algun modo. No existe un diseno posible para los pagos de remesas que pueda eliminar completamente esta conexion. Sin embargo, bajo esta logica, tambien se podria argumentar que la mejora de la economia estatal beneficia el consumo de las familias y el desarrollo del sector privado, mas ahora que se autorizaron las pymes y se fomentan conexiones entre el sector privado y el estatal.

Lo que parece mas relevante para la discusion es que las remesas son un flujo de ingresos que llega directamente a las familias (las comisiones de los intermediarios financieros estatales no son altas), que dinamiza el consumo de las familias y el sector privado, y que no ha sido determinante para la evolucion de las finanzas del gobierno, dado que este tiene un mayor margen de maniobra para esquivar los impactos de las sanciones. Y todo ello puede probarse econometricamente con datos.

Por tanto, un cambio de la administracion Biden que favorezca estos flujos seria, sobre todo, un alivio a la precaria situacion en que se encuentra el cubano de a pie y un apoyo a la pequena y mediana empresa privada.

Etiquetas: BidenCubaEconomia cubanaPortadaremesas